La maravillosa historia de Violeta



Este es el cuento que ha escrito Nayana Escribano, alumna de 6ºD del C.P. Cardenal Ilundain de Pamplona. Se titula “La maravillosa historia de Violeta“:

Un día precioso estaba a punto de comenzar. Violeta, una chica guapa , un poquito desordenada, simpática y alegre, iba a empezar su primer día en bachillerato. Estaba muy nerviosa. Estaba a punto de sonar el despertador, cuando gritó su madre:

–¡Violeta! ¡A despertar! Hoy es tu primer día, tienes que ir antes a clase ¡Baja a desayunar!

Violeta lentamente se levantó de la cama, apagó el despertador y bajó a desayunar.

–Buenos días, mamá, ¿qué hay para desayunar?–dijo Violeta, prácticamente dormida.

–Hola hija, hay tostadas con mantequilla y un vaso de zumo, como a ti te gusta –le contestó su madre.

Violeta terminó su desayuno y subió a su habitación a prepararse para irse. Hizo su cama, se peinó su precioso pelo y cogió la mochila. Fue a despedirse de su madre, cuando su madre le dijo:

–Tú tranquila hija, sé que es tu primer día. Yo también tuve ese día y estaba muy nerviosa, pero los momentos imperfectos pueden ser los perfectos de tu vida. Tú acuérdate de eso no sólo hoy, sino todos los días de tu vida. Ya verás cómo aunque estés nerviosa será un buen día. ¡Suerte cariño! Te quiero.

–Gracias mamá, por todo. En serio. Te quiero.

Violeta yendo de camino al instituto se encontró con una de sus mejores amigas, Elena. Entonces dijeron de ir juntas a clase, pero la hermana de Elena tenía que ir al colegio. Entonces decidieron ir juntas el día siguiente.
Cuando Violeta llegó al instituto nadie le miró con cara rara, como ella había imaginado. El único que la miró fue un chico que se llama Bruno. La miró fijamente. Para Violeta fue su amor, amor a primera vista. Cuando sonó la sirena subió a clase, se chocó con un chico en las escaleras y se le cayeron todos los libros. Un libro importante se abrió y al agacharse le dijo:

–Hola, lo siento, no te había visto. Me llamo Carlos. Ya nos veremos, que llego tarde a clase.

Violeta fue a clase corriendo, pero llegó un poco tarde. Estaba a punto de salírsele el corazón. Ella pensaba que Carlos también era su amor, pero no estaba segura de cuál era el verdadero.
Era la primera clase y era de cantar y bailar, que es lo que más le gusta a Violeta. A violeta le apasiona la música. Esta clase era tan especial porque se juntaron dos grupos y en el otro grupo estaban sus amores, Bruno y Carlos, y lo mejor es que le tocó cantar con Carlos. Este momento fue mágico para ella. La clase duró dos horas, ya al terminar tenían tiempo para almorzar. Carlos se dirigió a Violeta con una flor azul para dársela, pero Bruno salió de entre los arbustos y le empujó. Bruno también se dirigía con algo, pero no era un flor sino muchas flores. Cuando Violeta se fue, cogió un balón de fútbol y empezó a jugar a su deporte favorito, baloncesto. Estaba muy deshidratada y fue a la fuente a beber un trago de agua. Cuando sonó la sirena Violeta entró a clase cruzándose con Bruno y Carlos. Tocaba ordenadores y tenían que jugar haciendo un test de juegos del cuerpo humano. Violeta se olvidó de poner el hueso más largo como palabra: esternocleidomastoideo.
A la hora siguiente y última del día, les tocaba clase de historia. A Violeta le aburre mucho ese tipo de cosas. Tenía que ver con qué se relaciona el mar, la naturaleza, el paisaje, las mariposas y la paz. Violeta no hacía caso, así que miró por la ventana y estaba lloviendo. Miró a su derecha y vio un cobertizo con forma de iglú. No le interesó mucho, así que volvió a su sitio. Miró el reloj de clase y faltaban cinco minutos para terminar la horrible clase aburrida, así que para finalizar la clase el profesor les mandó un poco de tarea mientras metía el estuche en la mochila. Cuando salían vio a su madre que le estaba esperando en la puerta con el coche. Y también vio que había salido el sol y estaba el arcoíris fuera.
Al llegar a casa, empezaron a comer y ya había llegado su padre de trabajar. An entrar dijo Violeta:

–¡Papá! ¡Ya estoy en casa!
–Hola hija, ¿qué tal el instituto?–agregó el padre.
–¡Muy bien!–respondió Violeta.
–Me gustan tus gafas, papá.
–Jajajaja, gracias hija –dijo alegre su padre.

Se sentaron en la mesa y de repente le sonó el móvil al padre.Cogió y le dijeron que tenía que volver al trabajo. Conclusión: que se quedaron solas madre e hija en casa. Y le dijo Violeta a su madre:

–Oye mamá, tenemos que hablar.
–Claro, hija, hablemos.
–Pues mira, hoy he conocido a dos chicos muy majos y muy guapos, y yo creo que son mis amores, pero no sé cuál es el verdadero.
–Me da mucha alegría y felicidad que me cuentas estas cosas, cariño. Una cosa, ¿tienes deberes?
–Sí, unas cositas y leer un poco.
–Bueno, vale, a lo que íbamos. Yo lo único que te puedo decir es que escuches a tu corazón, no a tu cabeza. Busca lo interior de cada persona.
–Gracias, mamá. Ni siquiera somos amigos ni tenemos amistad, pero hoy he cantado con uno y me he sentido muy bien.
–Pues eso, busca lo que te hace bien de cada persona, y conócelos…ehhh…jajaja… Luego acuérdate de echar de comer al hámster y saca el pero a pasear ¿vale?
–Vale, mamá. Pon de cenar pizza porque desde que fuimos de vacaciones no la he comido. Luego encenderé la televisión para ver un programa sobre qué es mejor: la playa o la piscina.
–Vale hija. Adiós, te quiero.

Violeta fue por la calle con su perro Tom y se restrasaron un poco en la vuelta a casa, pero llegaron sanos y salvos.
Violeta le dijo a Tom:

–Ya se ha acabado la diversión…

Cuando entró en casa cenaron un poco los tres: padre, madre e hija. Y al final del día se fueron a dormir para el siguiente día. Que también sería un día perfecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s